Skip to main content
Public Health

Las enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las enfermedades respiratorias crónicas, los trastornos mentales, los trastornos neurológicos o el cáncer, son responsables del 80 % de la carga de la enfermedad en los países de la UE y son las principales causas de muertes prematuras evitables.

Los costes humanos y financieros de las enfermedades no transmisibles son elevados y se espera que aumenten, teniendo también en cuenta el envejecimiento de la población de la UE. Además, las personas que padecen enfermedades no transmisibles pueden verse más afectadas por otras enfermedades, como ha demostrado la COVID-19.

Reducir la carga de las enfermedades no transmisibles requiere un enfoque holístico y abordar las desigualdades en materia de salud de forma generalizada. Y lo que es más importante, la promoción de la salud y la prevención de enfermedades pueden reducirla hasta en un 70 %.

Planteamiento de la UE

El planteamiento de la UE con respecto al reto que suponen las enfermedades no transmisibles consiste en una respuesta integrada y centrada en la prevención en todos los sectores y ámbitos políticos, además de iniciativas para reforzar los sistemas sanitarios.

Además del Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer, la Comisión Europea está trabajando en una nueva iniciativa de la UE sobre enfermedades no transmisibles para ayudar a los países de la UE a reducir la carga de las enfermedades no transmisibles, centrándose en 5 ámbitos clave:

  • enfermedades cardiovasculares
  • diabetes
  • enfermedades respiratorias crónicas
  • salud mental y trastornos neurológicos
  • factores determinantes de la salud

Todos los capítulos incluirán una dimensión de equidad sanitaria, apoyando así la reducción de las desigualdades en materia de salud.

Al tiempo que se centra en la promoción y la prevención, esta iniciativa también puede apoyar la mejora de los conocimientos y los datos, el cribado y la detección precoz, el diagnóstico y la gestión del tratamiento, así como la calidad de vida de los pacientes.

El apoyo se centrará en todos los casos en la aplicación, ayudando a los países de la UE a transferir las mejores prácticas, elaborar directrices, implantar enfoques innovadores, etc. Se apoyará a las partes interesadas en acciones que puedan contribuir a los mismos objetivos.

Será una gran oportunidad para generar un mayor impacto en la lucha contra las enfermedades no transmisibles y se desarrollarán conjuntamente objetivos y acciones específicos hasta mediados de 2022.

En los próximos meses, las prioridades, las acciones y las sinergias con los ámbitos de actuación pertinentes para la reducción de la carga de las enfermedades no transmisibles se debatirán con los países de la UE en el Grupo director sobre promoción de la salud, prevención de enfermedades y gestión de las enfermedades no transmisibles.

El debate con las partes interesadas tendrá lugar a través de la Plataforma de Política Sanitaria, en la que será posible unirse a la red temática de la iniciativa de la UE sobre enfermedades no transmisibles.

Entre enero y junio se programarán seminarios web específicos para desarrollar esta iniciativa. Consulte periódicamente las «Últimas actualizaciones» para obtener información sobre cómo participar en los seminarios web.

Objetivos

La Comisión Europea se ha comprometido a apoyar a los Estados miembros en sus esfuerzos por alcanzar los nueve objetivos voluntarios de las Naciones Unidas y de la Organización Mundial de la Salud de aquí a 2025, así como el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3.4 de reducir la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles en un tercio y promover la salud y el bienestar mentales de aquí a 2030.

Grupo director sobre promoción y prevención

El Grupo director sobre promoción de la salud, prevención de enfermedades y gestión de las enfermedades no transmisibles asesora a la Comisión, promoviendo la coordinación para abordar los retos en materia de salud pública, prevención y enfermedades no transmisibles. Ayuda a los Estados miembros a aplicar buenas prácticas validadas y enfoques prometedores a mayor escala.

Enlaces relacionados